Derechos Laborales y Seguridad Social, Opinión

Las viudas tienen otra oportunidad

On 04/11/2013

LAS VIUDAS TIENEN OTRA OPORTUNIDAD

Las viudas son un colectivo olvidado y de especial vulnerabilidad de ahí que este artículo vaya para ellas, para quienes trabajamos en la defensa de sus derechos y para los poderes públicos que pueden adoptar medidas de acción positiva para la mejora de la situación de las mismas.

En los últimos años se han aprobado varias leyes que han modificado el acceso a las pensiones de viudedad para las personas separadas, divorciadas, víctimas de violencia y parejas de hecho. Hoy explicaré una vía legal para las viudas de parejas de hecho a quienes se les ha denegado la pensión de viudedad y se les ha reconocido la pensión de orfandad a sus hijos o hijas.

Antes del uno de enero de 2008, aquellas mujeres que convivían en régimen de pareja de hecho y fallecía una de las partes, no tenían derecho a la pensión de viudedad por el tiempo de convivencia conjunta. Sí que en algunos casos se había conseguido su reconocimiento en los tribunales, pero la norma sólo reconocía la pensión de viudedad para el caso de que existiera o hubiese existido matrimonio.

Después de esa fecha, se avanza en la equiparación de los derechos de las parejas de hecho y los matrimonios, aunque a las primeras se les somete al cumplimiento de unos requisitos no exigibles en los casos de matrimonio. Esta es una de las diferencias fundamentales entre los matrimonios y las parejas de hecho. Así, para poder acceder a la pensión de viudedad siendo pareja de hecho se exigen cinco años de empadronamiento conjunto, dos años de inscripción en el Registro de Parejas de Hecho, no estar impedida para contraer matrimonio ni tener vínculo matrimonial con otra persona y un criterio económico.

Si por incumplir alguno de estos requisitos se os ha denegado la pensión de viudedad, aún tenéis otra oportunidad. Pongamos el caso de una viuda de pareja de hecho a la que le han denegado su pensión de viudedad pero a la que sí han reconocido la pensión de orfandad a favor de su hija. En este caso podrá solicitar ante la Seguridad Social el acrecimiento de la pensión de orfandad con la cuantía de la pensión de viudedad desestimada. Lo que resultaría en poder percibir, en términos generales, el 72% de la base reguladora, 52% de viudedad más 20% de orfandad.

Este derecho cuenta ya con el respaldo del Tribunal Supremo y, sin embargo, es totalmente desconocido por la ciudadanía, dado que no es informado ni reconocido por el Instituto Nacional de la Seguridad Social en sede administrativa y obliga nuevamente a presentar demanda ante los juzgados de lo social para ver reconocido tal derecho, con el desgaste emocional y económico que supone.

La fundamentación jurídica para tal acrecimiento se centra en la doctrina del Tribunal Constitucional que establece que se ha de efectuar una interpretación de la norma que evite la discriminación indirecta por razón del origen de la filiación. En el caso de ser así, lo que pretende la ley es respetar el derecho a la protección integral de esa hija recogido en la Constitución, convirtiéndose tal incremento de la pensión de orfandad en una renta social sustitutiva de aquella prestación que falta en la unidad familiar cuando no se ha reconocido en la misma el derecho a una pensión de viudedad.

El Acuerdo sobre Medidas en Materia de Seguridad Social firmado en 2006 recogió entre sus compromisos la posibilidad para las parejas de hecho de acrecer la cuantía de la pensión de orfandad de los hijos e hijas extramatrimoniales cuando la conviviente no tuviese derecho a la pensión de viudedad por no acreditar el cumplimiento de los requisitos expuestos anteriormente.  Este fue uno de los propósitos, pero no tuvo su reflejo en la polémica Ley 40/2007, de 4 de diciembre, de Medidas en materia de Seguridad Social.

El abanico de casuísticas y de situaciones de desamparo y desprotección social generadas, tanto de fallecimientos anteriores como posteriores al 1 de enero de 2008 ha merecido diversos análisis y estimulado a colectivos sociales y jurídicos a encontrar soluciones legales, como la expuesta hoy, para procurar la salvaguarda de los intereses de las viudas.

Sigamos trabajando para que puedan vivir con dignidad, participen plenamente en la sociedad y sean escuchadas, y contribuyamos a su visibilización celebrando su día internacional el 23 de junio.

Isabel Abella Ruiz de Mendoza, abogada del Despacho Abella Legal.

 

*Artículo publicado en El Correo, 20 de octubre de 2013.

Comments are closed.